El 7 de diciembre

ley_de_medios

El 10 de octubre se cumplieron 3 años de la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Una de las más revolucionarias de la Argentina, ya que viene a reemplazar un antiguo decreto Ley firmado durante la dictadura militar y las modificaciones que se le agregaron más adelante que solo favorecieron una mayor monopolización. Esta ley cambia el concepto de lo que entendemos por servicios de comunicación declarando a la actividad como de interés público.

Esta ley democratiza el acceso a la información y brindar pluralidad de voces en un espectro radioeléctrico que se divide para incluir también a organizaciones sin fines de lucro. Un 33 por ciento queda en manos del Estado, otro 33 por ciento para los privados y el restante 33 por ciento para ongs.

La ley que era una deuda pendiente de la democracia por fin pudo aprobarse gracias a la iniciativa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que llevó al congreso el ante proyecto presentado por la coalición por una radiodifusión democrática que en 2004 presentó 21 puntos fundamentales, uno por cada año de democracia sin nueva ley de radiodifusión. Además nunca antes, una ley fue discutida en tantos foros y audiencias públicas como esta nueva ley.

Hasta acá todo muy lindo, hasta que…aparece el grupo Clarín!

Para poder realizar un reparto más equitativo es imperioso regular la cantidad de licencia que cada  prestatario pude tener.

El 7 de diciembre entra en vigencia uno de los artículos que más discusión ha provocado desde su aprobación la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: El 161 que ordena la adecuación para los grupos que superen las licencias que marca la ley, garantizando más pluralidad de voces. Dicho  en criollo, ordena desinvertir a grandes grupos empresarios. Hasta ahora, los grupos empresarios se han ido adecuado a este artículo, salvo el más grande y poderoso, que años atrás se jactaba de  bajar a un presidente con sus tapas negativas. Si,  hablamos del grupo Clarín.

El tic, tac del reloj empieza a correr cada vez más rápido para el grupo, que posee más de 310 diez licencias y que por ley solo está autorizado a tener un máximo de 24 licencias de tv por cable y diez licencias abiertas. Y sí, Clarín está nervioshooo y cae en las artimañas más burdas para seguir manteniendo un poder económico, y porque no, también político, que empezó regado con sangre durante la dictadura militar con la apropiación ilegal de Papel Prensa.

Ya no hay ética periodística que valga… desde su cadena nacional de la desinformación. Miente, pega, se contradice, descontextualiza, llama a cacerolazos en nombre de la “libertad” y para colmo ahora se tiene que bancar que el director del Afsca ( el organismo de aplicación y control de la Ley ) sea nada más, y nada menos que Martín Sabatella, el mismo político al que años atrás, elogiaba por su transparencia y al que galardonó hace muy poco por su trayectoria política…

Las cartas están sobre la mesa, solo falta, que el grupo Clarín, como dice el spot  que se lanzó la semana pasada en la TV Publica presente un plan de adecuación y  cumpla con lo que marca la ley  “como cualquier hijo de vecino”.

Anuncios

~ por Etel en 15 octubre 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: